Lo que se pierde al dejar de lado un producto innovador

La mayoría de los ejecutivos, emprendedores y empresarios opinan que la innovación es absolutamente nueva para el mundo. Lo cierto es que casi todas las empresas tienen descubrimientos con innovaciones o potencial de mercado, los cuales muchos de ellos han sido ignorados. Lo único que necesita la empresa para obtener beneficios sustanciosos y rápidos es darse cuenta de que los tiene.

Cuando un concepto de producto no es lanzado, suele ser dejado de lado si es que no ha sido completamente olvidado. Pero en casi todos los casos, lo mucho que se invirtió en tiempo y recursos generó algo útil. Tal vez no el concepto entero, pero sí una parte y quizás ese algo es justo lo que se necesita hoy.  Y no es solo una innovación tecnológica lo que se puede resucitar tras un lanzamiento fallido. Hay muchas ideas originales, desde estrategias promocionales hasta diseño y presentación del mismo, que pueden dar vida a una nueva oferta.

Por ejemplo las promociones de los productos: pueden descubrir oportunidades de innovación vendiendo juntos artículos que antes estaban separados. Muchas empresas pasan por alto esta oportunidad tan significativa porque desconocen sus productos y servicios desde la perspectiva de un cliente.  Para descubrir formas innovadoras de vender productos existentes agrupados es preguntar: ¿En qué tareas nos ayudan estos productos? Después, la empresa debería pensar en una tarea en particular y considerar cuales y cuantos son los pasos necesarios para ejecutarla.

Cada vez que se lanza un producto innovador, no solo hay que observar el comportamiento del mercado, no olvidemos a la competencia. El producto no solo debe satisfacer una necesidad de mercado sino que debe satisfacer lo que la empresa  desea obtener por su producto. Y ud. estimado lector: ¿Qué tan seguido piensa en sus productos?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.