Restructuración organizacional

Todo sistema para llegar al punto de equilibro y estabilidad sigue un camino de muchos cambios, los cuales pueden estar representados por ingresos de nuevos elementos o salidas de otros tantos, también pueden significar fusiones o divisiones de elementos. Esta combinación de escenarios nos arroja un sistema más estable, eficiente y sin fisuras.

Esta analogía se aplica perfectamente a las organizaciones empresariales, las que, como parte de su evolución y perfeccionamiento pueden hacer uso de una herramienta como lo es la restructuración organizacional.

Esta herramienta es muy poco utilizada por empresarios y bastante temida por lo empleados, queremos en este post detallar un poco acerca de las ventajas de realizar una restructuración, así como algunos consejos al respecto.

Entre las ventajas que podemos señalar tenemos:

  • Permite eliminar el estado de confort en el que una organización se pudiese encontrar, es decir, ese estado pasivo en el que las personas se dedican rutinariamente a sus actividades acostumbradas, muchas veces esta situación de acostumbramiento es nociva para la empresa porque las personas, como integrantes de un sistema, dejan de agregar valor y de aportar cosas nuevas.
  • Permite tener una estructura más eficiente, tanto en costos generados directamente (costos de la nómina salarial y beneficios) así como en el grado de control jerárquico.
  • Es una excelente oportunidad de rotar a los mejores elementos en distintas posiciones, de modo que influyan positivamente en áreas diferentes a las originales, asimismo, favorece la acumulación de experiencia de estos elementos a fin de tener mejores puestos en el futuro.
  • Es una perfecta oportunidad de insertar sangre nueva en la organización, fomentar la competitividad, mantener en alerta a la organización, etc., en ese sentido, es clave dar tranquilidad a los colaboradores luego de los cambios pero si manifestar capacidad de tomar decisiones así fueran drásticas.

Luego, es bueno tomar en cuenta algunas consideraciones para minimizar el impacto negativo de este tipo de cambios en la organización:

  • Los cambios se deben hacer dejando el menor tiempo posible entre la primera y última desvinculación, de modo que la incertidumbre en la organización no se apodere del día a día y sea inexistente en el mejor de los casos.
  • Se debe contemplar un plan de transición para cubrir las brechas dejadas por las personas salientes, es preciso identificar a los reemplazantes temporales y paralelamente esbozar la estrategia de las nuevas áreas, alineadas a los recursos disponibles.
  • Hay que considerar dos grandes etapas en la restructuración, la macroestructura y la microestructura, la primera contempla básicamente la lógica esquemática de los niveles de gerentes y jefes, la segunda está orientada al personal operativo principalmente.
  • Hay que considerar varios escenarios en la conformación de los organigramas finales, si bien es nuestra gestión hay que tomar en cuenta que es el input del director de la compañía y podemos tener variaciones en medio de las validaciones.

Y ustedes amigos, ¿Han pasado por un proceso de restructuración?, ¿Qué tan complicado fue?, ¿Cómo afrontarías hoy en día si te dicen que tienes menos recursos en tu área o si cambian de jefes?

http://www.impulsoconsultores.pe

One Response to “Restructuración organizacional

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.